Reflexiones de una mamá

Cómo ser la mejor mamá o papá

publicado porSandra Luna 20 Junio, 2016 0 comentarios

Es un hecho que no hay una sola manera de ser buenos padres. Cada uno de nosotros tiene ese ingrediente secreto que hace que nuestra labor sea inigualable, cada uno de nosotros nos “esforzamos” (con mucho amor) en dar lo mejor que tenemos y muchas veces algo más, y todo eso sin que nadie nos lo pida, esperando a cambio nada más que el bienestar de nuestros pequeños ¿o no?.

Aquí va la puntita del montón de situaciones que pasan por la mente de una “pobre” madre primeriza y “segundiza o terceriza” jaja

Que sea natural o cesárea, que  tome fórmula o no, amamantar o no, dar o no dar chupón, lo abrigo mucho o lo dejo muy descubierto, lo acuesto de lado o boca arriba…o boca abajo, ¿vacunas?, comida preparada en botecitos o natural, usar andador o no, irá a la guardería o se queda con la abuela, a qué guardería irá, cuál es buena y por qué, dormirlo en mi cuarto o no, en mi cama o no, si lo hace (dormir en mi cama) hasta qué edad es bueno hacerlo, ya se tardó en hablar, caminar, ir al baño, lo escolarizo o no, a qué escuela ir, qué método es el mejor, qué escuela se nos adecua, lo regaño o no, le hablo fuerte o no, le digo NO o le explico, le doy una nalgada, le ignoro o le hablo, lo llevo al psicólogo por inquieto o no, necesita apoyo o no, le ayudo con las tareas, pido las tareas a las otras mamás… y así infinidad de decisiones que tenemos que tomar y que nos hacen pensar que somos las peores o mejores mamás del mundo, así sin medias tintas, con la intensidad que nos caracteriza a algunas mujeres.

…al preguntar, leer e informarme tengo mas opciones para trabajar o modificar acciones de acuerdo a mis necesidades.

Lo que yo creo en mi laaaarga experiencia de 8 años de madre es que:

Cada mamá y papá tenemos todo el derecho y obligación de estar informadas, de preguntar y de evaluar qué es lo que nos conviene como familia y a los niños como individuos, no a todos nos funciona lo mismo, y así lo es todo en la vida ¿no? a cada quien nos van bien cosas y a otros no, es cuestión de valorar diariamente nuestras metas, habilidades, posibilidades, valores, deseos y todo lo que involucre el bienestar de la familia y de cada individuo que la integra.

Lo que a mi me va de maravilla es muy probable que a alguien más no le haya funcionado o que simplemente necesite alguna adecuación para ser utilizada como herramienta. El lado positivo es que al preguntar, leer e informarme tengo mas opciones para trabajar o modificar acciones de acuerdo a mis necesidades.

Así que a confiar cada quien en la información que tenemos de nuestros chiquillos y trabajar con ellos partiendo de sus necesidades particulares, sigamos tropezando y acertando, preguntando y escuchando, compartiendo nuestras experiencias sin esperar que le funcionen a todos como a mi o a mi amiga, pero sí con la esperanza de apoyarnos entre padres, que como todos, trabajamos día a día por nuestros chicos.

¡Nos leemos pronto!
SL

También te puede interesar

Deja un comentario